La más hermosa carta que un padre pueda escribir a un hijo. Carta de un padre a su hijo, por Ruyard Kipling

El escritor Ruyard Kipling en su despacho

El escritor Ruyard Kipling en su despacho, pintura de Edward Burne Jones

Hoy mi hijo cumple 5 años. Ya es todo un hombrecito. Y aunque en no pocas ocasiones he pensado escribir un diario, un libro, un relato de mi vida y mis experiencias para que, cuando yo ya no esté, pueda saber qué  fue lo que hizo que su padre viviera la vida que vivió y desarrollara la personalidad que le caracterizó, no tengo ni la competencia ni las cualidades que se esperan para poder dar unos consejos universales a mi hijo, ese que pronto será un hombre.

Así que he decidido tomar este texto de Ruyard Kipling y hacer con el un cartel que colgaré en un habitación y espero qeu permanezca allí hasta el día que, aburrido de verlo, lo lea y se de cuenta de la inspiradora belleza que contiene esta “Carta de un padre a su hijo”

Carta a un hijo

Si puedes conservar la cabeza cuando a tu alrededor

Todos la pierden y te echan la culpa;

Si puedes confiar en ti mismo cuando los demás dudan de ti

Pero al mismo tiempo tienes en cuenta su duda;

Si puedes esperar y no cansarte de la espera,

O siendo engañado por quienes te rodean, no pagar con mentiras,

O siendo odiado, no dar cabida al odio,

Y no obstante, ni ensalzas tu juicio ni ostentas tu bondad.

Si puedes soñar y no dejar que los sueños te dominen;

Si puedes pensar y no hacer de los pensamientos tu objetivo;

Si puedes encontrarte con el Triunfo y la Derrota

Y tratar a estos dos impostores de la misma manera;

Si puedes soportar al escuchar la verdad que has dicho

Tergiversada por bribones para tender una trampa a los necios,

O contemplar destrozadas las cosas a las que dedicaste tu vida,

y agacharte y reconstruirlas con las herramientas desgastadas:

Si puedes hacer una pila con todos tus triunfos

Y arriesgarlo todo de una vez en un golpe de azar,

Y perder, y volver a comenzar desde el principio

Y no dejar escapar nunca una palabra sobre tu pérdida;

Si puedes hacer que tu corazón, tus nervios y tus músculos

Te respondan mucho después de que hayan perdido su fuerza,

Y permanecer firmes cuando nada haya en ti

Excepto la Voluntad que les dice: “¡Adelante!”.

Si puedes hablar con la multitud y perseverar en la virtud,

O caminar junto a reyes sin perder tu sentido común.

Si ni los enemigos ni los buenos amigos pueden dañarte;

Si todos los hombres cuentan contigo pero ninguno demasiado;

Si puedes llenar el preciso minuto

Con sesenta segundos de un esfuerzo supremo,

Tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella,

Y, lo que es más, serás un Hombre, ¡hijo mío!

Rudyard Kipling

1 comentario
  1. Damaris dijo:

    Hermoso!!!! Me encantó, son muy sabias las palabras de este padre, su hijo tuvo mucha suerte!

Comenta, corrige, añade, debate…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: