archivo

Archivo de la etiqueta: hemisferio derecho

El Síndrome de Gourmand

El síndrome por el cual, tras haber sufrido un golpe en la cabeza, l el afectado desarrolla una irrefrenable necesidad de hablar, escribir y consumir platos de alta cocina, se llama Síndrome de Gourmand. Ahora sólo tengo que tratar de recordar cuando me di yo el golpe.

«Es hora de una copiosa cena, como una buena salchicha picante y dorada o unos espagueti boloñesa, o risotto o chuleta empanada, finamente decorada, o una pieza de caza con salsa y Spätzle», escribía. «¡Siempre comer y beber! Qué gran conocedor soy y estoy aquí, seco, como en un desierto. ¿Dónde está el siguiente oasis? Con palmeras y dátiles y cordero asado o cuscús y té de menta»

El texto que acabas de leer forma parte del diario que que llevó durante su estancia en el hospital  a mediados de los años 80 del pasado siglo un paciente, de profesión periodista, que había sufrido una apoplejía. Desde que ingresó en el hospital este paciente empezó a demostrar un interés inusitado por la comida. Prestaba una exquisita atención hasta por el más minúsculo de los detalles en la presentación de los platos. Su obsesión por el buen comer llegó a despertar el interés de los doctores Marianne Regard, quien indicó a aquel paciente la conveniencia de escribir un diario, y su colega Theodor Landis, ambos neuropsicólogos.  Una vez se hubo recuperado, aquel singular paciente continuó con su obsesión y abandonó su profesión de cronista político para dedicarse por completo a la crítica gastronómica. Todo su interés y sus temas de conversación giraban en torno a la comida. Regard y Landis se dieron cuenta de que se hallaban ante un curioso síndrome al que se bautizó como síndrome de Goumand.

Read More

Televisión: droga peligrosa

-Mira como controlo tu mente. ¡No leas este artículo!-

Que la televisón produce adicción es un hecho que cualquiera pueda constatar, bien fijándose en el efecto balsámico que produce al sentar frente a ella a un grupo de niños inquietos o al sentarse uno mismo en el salón de casa y pasar absorto, durante una cantidad indeterminada de tiempo,  viendo todo lo que esta caja mágica escupe sin mover una pestaña durante horas. La televisión es un opiáceo adictivo. Altamente peligroso y se puede definir como uno de los dispositivos de control mental de masas más potentes jamás creados. Y te voy a dar las evidencias neurológicas que lo confirman.

Read More

A %d blogueros les gusta esto: