archivo

Sostenibilidad

No. No es un fotomontaje. Esta es una imagen tristemente real del campeón del surf Dede Suryana  surfeando una ola de basura en una remota y aparentemente paradisíaca playa de algún lugar de Indonesia.La foto es © de Zak Noyle

No. No es un fotomontaje. Esta es una imagen tristemente real del campeón del surf Dede Suryana surfeando una ola de basura en una remota y aparentemente paradisíaca playa de algún lugar de Indonesia. La foto es © de Zak Noyle

Basura. Toneladas de basura. Estoy atravesando la crisis de los cuarenta. Pensaba que se trataba de un mito, pero no. Superada cierta barrera cronológica sentimos la necesidad de hacer balance sobre nuestros logros y fracasos en la vida recorrida y nos entregamos desesperadamente a probar experiencias que ya deberíamos haber tenido y para las que dejamos pasar la oportunidad pensando que el tiempo es eterno.
Así que, empujado por mi amigo Eduardo Zapiraín, artista y surfero, he empezado a practicar surf. Y me encanta.

Es un deporte que me ha enganchado. A pesar del frío o la lluvia, resulta extremadamente gratificante sentir la arena húmeda y fresca bajo los pies y ese escalofrío que recorre el cuerpo de arriba abajo al primer contacto con el agua fría. Es tan sólo la sensación inicial pues, a los pocos segundo, la fina capa de agua que penetra entre el neopreno y la piel, alcanza un temperatura que hace que el baño invernal resulte tonificante, relajado y agradable.

Yendo a la playa casi desierta, tan sólo ocupada por los paseantes madrugadores de fin de semana y otros aficionados al surf, estos días de invierno, me fijé en la cantidad de basura que la marea había arrastrado hasta la orilla. Restos de artes de pesca, plásticos, latas, marañas de bolsas y redes, latas de refresco, o de lubricantes o aceites de motores marinos, cajas de polipropileno en las que los  marineros llevan el hielo en el que conservar la pesca diaria, fragmentos de boyas y balizas… Traté de recordar si alguna vez, a lo largo de mi vida, había estado en una playa impoluta. No pude. Mi recuerdo no alcanza a trasladarme a una playa limpia. Read More

Anuncios
Alimentando a los tiburones ballena, en Filipinas

Si reconoces esta imagen es que has estado en algún lugar buceando con tiburones ballena. Si no lo reconoces, con un poco de imaginación te darás cuenta de que lo que estás viendo es la boca -enorme, parece una bolsa- de un tiburón ballena mientras es alimentado por unos pescadores filipinos, con la intención de atraer turistas. Una costumbre muy perjudicial para estos enormes y hermosos animales. (La foto es propiedad de © Adriana Basques cuya web es imprescindible visitar).

El tiburón ballena, conocido también por el sobrenombre de “El gigante amable”. Y se lo ha ganado a pulso. esta criatura, el pez más grande que jamás maya existido sobre la faz del planeta, puede alcanzar una longitud de 18 metros y un peso de más de 21 toneladas. Es ciertamente una criatura enorme. Se han llegado a observar tiburones ballena se entre 15 y 21 metros de longitud. Su piel, puede alcanzar un grosor de más de 10 centímetros. Son criaturas de movimientos pausados, lentos, solitarios. Se las ha visto a lo largo de todo el mundo, en todos los mares y océanos, preferiblemente en latitudes cálidas, donde la temperatura del agua sea templada. La parte de “ballena” se corresponde con su tamaño y con su tipo y proceso de alimentación. Come plancton, filtrándolo al igual que las ballenas. Abre su enorme boca y filtra el agua mientras nadas lenta, sedera y sinuosamente. Esta desdentada boca es tan grande que cabrían hasta cuatro buceadores simultáneamente en su interior. Y lo mejor de todo, es que se puede entrar en su boca sin el menor peligro. No hay constancia de que hayan atacado o herido jamás a un ser humano. Estos gigantes se dedican a lo suyo y ni se inmutan ante la presencia de buceadores o curiosos que puedan merodear su entorno. Y es precisamente este natural pacifico el que lo pone en peligro.

Read More

Valla generadora de agua

¡Vaya valla!. Esta publicidad hace agua. Hasta 96 litros por día.

Lima, la capital de Perú, es la segunda capital más grande del mundo ubicada en un desierto. Y como en todos los desiertos, el agua no es un bien que abunde en exceso, además de sumarse el problema de que una gran parte de la población carece de suministro de agua potable con lo que consume agua extraída de pozos, los cuales, en muchos, demasiados casos, están contaminados.

Pero por fortuna, en Lima se encuentra la UTEC, la Universidad de Tecnología e Ingeniería, que ha desarrollado un sistema de extracción de agua del aire. Y para publicitar la Universidad han creado la primera valla publicitaria del mundo que hace agua. Agua potable.

Read More

Río Jianhe

Una periodista toma una muestra de agua contaminada en el río Jianhe en la provincia de Luoyang. (© Reuters – China Daily)

La serie de animación de “Los Simpson” nos ha dejado centenares de historias llenas de fina ironía. Recuerdo un capítulo en el el que el propietario de la central nuclear, el Sr. Burns, al que acusan de no cumplir ningún requisito antipolución tras haber encontrado un pez mutante con tres ojos en el río próximo a la central, se presenta a las elecciones. Uno de los actos de su campaña es una cena en casa de la familia Simpson para demostrar que a pesar de parecer un hombre sin escrúpulos puede cenar en casa de una familia normal y el hecho se retransmite en directo por la televisión. Como primer plato le sirven al pez mutante capturado en el río y al no atreverse a comerlo su popularidad cae en picado perdiendo toda opción de ganar las elecciones.

Algo similar, pero sin ninguna gracia, le sucedió a un oficial chino de una agencia local de protección medioambiental  que rechazó los 30.000 $ ofrecidos por un valiente empresario a cambio de tomar un baño en el río de su localidad por un tiempo no menor a 20 minutos.

Read More

Puente de raíces

Como si de un escenario de película se tratase, ante el asombrado visitante, un puente doble hecho de raíces de árboles vivos. Asombroso.

Otra de tantas frustraciones que tengo es no haber sido ingeniero. Me atraen en especial las conexiones existentes, de manera casual o por puera observación e investigación, entre la naturaleza y la ingeniería. Uno de los primeros proyectos de ingeniería civil cuya construcción pude ver fue la del puente de Rande, en Vigo, mi ciudad natal.  Se construyó en tan sólo tres años. Mucho menos que los 20 años o más que se necesitan para disponer de uno de los curiosos puentes de raíces vivas que existen en una remota región de la misteriosa y exótica India, más concretamente en Cherrapunji, en el Noroeste del país. Es, con toda probabilidad, el único lugar del mundo en el que los puentes no se construyen: se plantan.  Read More

Kiri, Paulownia tomentos

El árbol Kiri o el súper héroe más lento del mundo.

No son pocas las películas, series de televisión, novelas, cómics en los que el mundo está al borde de la destrucción total por uno u otro tipo de cataclismo y tras mil y una visicitudes llega un héroe -o un grupo de héroes- por lo general con súper poderes que salvan la situación. Por ahora nadie ha podido constatar la existencia de súper héroes con capacidades sobrehumanas y mucho menos que puedan salvar al mundo de una hecatopmbre de un momento a otro. La realidad es que nuestro mundo, nuestro planeta, el medio ambiente, es la víctima diaria de los múltiples abusos y ataques que  produce la actividad humana. Y sí, hay un héroe que puede ayudarnos a salvar el planeta -o parte- y no tiene capa, ni logotipos en el pecho ni tampoco hace entradas en escena espectaculares. Se trata del kiri, un árbol capaz de purificar un suelo infertil y prepararlo para recibir cualquier tipo de cultivo. Por si fuera poco es capaz de absorber 10 veces más dióxido de carbono que cualquier otra planta y produce mucho más óxigeno. Eso sí que son súperpoderes!.

Read More

Planta combinada de calor y electricidad de Uppsala. central térmica, que mediante la incineración de residuos genera el 20% de la demanda del distrito. Foto: © Vatenfall, bajo licencia Creative Commons

Nuestros vecinos los suecos son gente muy afortunada. O no, según se quiera ver. El caso es que son tan eficaces reciclando que tienen que importar basura. Su programa público de reciclaje es tan eficaz que los datos son muy reveladores: sólo el 4% de su basura termina en los vertederos y el 96% restante es reutilizado de cualquier otra manera. Algo estupendo, sin duda. Pero… Read More

A %d blogueros les gusta esto: