archivo

Curiosidades

Dashrath Manjhi, el hombre que movió una montaña.

Dashrath Manjhi, el hombre que movió una montaña.

Dicen que la fe mueve montañas. Es un dicho que, mediante una hipérbole, nos ilustra de forma metafórica pero muy clara que si crees firmemente en un propósito, con perseverancia y tesón puedes llegar a lograr lo que te propongas. Pero en el caso de Dashrath Manjhi, la metáfora no fue tal, sino que el dicho se cumplió literalmente.  Con herramientas sencillas y sin ayuda de ningún tipo fue capaz de derribar una montaña. El combustible que alimentó su fe fueron el amor y la generosidad de un hombre sencillo, cuya historia, como no podía ser de otro modo, fue llevada, convenientemente dramatizada, al cine.

Read More

Anuncios
El colacho o el diablo saltando sobre los bebés

El colacho saltando sobre los bebés. Una fiesta endemoniadamente curiosa. (© Foto)

Gracias a la televisión descubrimos la extraordinaria variedad de pueblos, costumbres, fiestas, tradiciones y celebraciones de lo más variopinto. Suelen llamarnos la atención las más exóticas, por novedosas, curiosas o distantes a nuestra comprensión. Y en demasiadas ocasiones desconocemos totalmente algunas fiestas ancestrales que tenemos, los que residimos en España, a un tiro de piedra, como la que hoy os traigo a este blog. Se trata del Salto del Colacho una fiesta declarada de interés turístico nacional en España que se celebra desde 1621 en la localidad de Castrillo de Murcia, perteneciente a la provincia de Burgos, el domingo siguiente al Corpus. Y, sí, consiste exactamente en lo que estáis viendo: saltar sobre tiernos bebés.

Read More

Sentinel Island, el lugar inexplorado

Si tu cuñado o tu amigo que siempre presume de sus intensos viajes, te quiere sorprender con su última aventura de “pulsera todo incluido”, enséñale esta foto en la que se ve a los habitantes de uno de los últimos pueblos paleolíticos del planeta  y háblale de Sentinel Island como si tu hubieras estado ahí. ¡A ver quien te reta ahora a presumir de aventura veraniega! ©Imagen: Christian Caron

Resulta casi imposible creer que aún existan lugares poco o nada explorados en nuestro planeta. Y aún resulta más increíble, si cabe, saber que en alguno de esos lugares, todavía existan pueblos que no han tenido contacto con la civilización y que cualquier intento de contacto con ellos termina irremediablemente en una rápida huída, a no ser que quieras regresar a casa con cientos de flechas atravesando tu cuerpo -si es que logras regresar. Supongo que los tripulantes del carguero de Hong Kong, de nombre “Primrose” pensaron que habían llegado a la isla de King Kong tras haber quedado encallado su barco en un atolón de coral en un lugar indeterminado de la bahía de Bengala.

Aquellos marineros podían haber abandonado el buque mientras esperaban ayuda, pues desde donde se hallaba el “Primrose” hasta la playa, tras cual se distinguía una densa selva, no habría más de 500 o 1000 metros. Pero al ser la época de los monzones no quisieron arriesgarse a ser sorprendidos por una de las violentas y repentinas tormentas precisamente mientras realizaban la maniobra de evacuación hacia la que parecía ser una tranquila y deshabitada playa. Unos días después de haber encallado, aquellos náufragos, observaron con estupor como un grupo de aproximadamente unos 50 hombres de corta estatura, se afanaban en construir unas rudimentarias barcas con la inequívoca intención de acercarse hasta el barco. Hasta ahí todo bien. El dato poco tranquilizador era contemplarlos armados con lanzas y arcos y haciendo gestos y aspavientos que indicaban con claridad que aquellos visitantes forzosos no eran en absoluto bien recibidos. Alertada la tripulación, el capitán del “Primrose” creyó prudente alertar por radio de la posible amenaza de recibir una inminente visita hostil  a bordo , con el consiguiente resultado de verse forzados a mantener un enfrentamiento armado con aquellos misteriosos hombrecillos enojados, con lo que un helicóptero se aproximó hasta el lugar para recogerlos y trasladarlos a un puerto seguro.

Read More

Nada mejor para fijarse en los pequeños detalles que tener que quitarte el pantalón porque se te ha atascado la cremallera y no hay forma humana de cerrar la petrina. y ¡Voilá! ¿Qué son esas siglas?

Nada mejor para fijarse en los pequeños detalles que tener que quitarte el pantalón porque se te ha atascado la cremallera y no hay forma humana de cerrar la pretina. Y de repente, la pregunta,¿Qué son esas siglas?

Probablemente no te hayas parado a observar detalladamente los tiradores de las cremalleras de todas tus prendas o de cualquier mochila, zurrón alforja u otro tipo de bolsa con cierre, a no ser que seas una persona con unas dotes de observación sobrenaturales o te dediques al negocio del suministro de productos de confección. Si no lo has hecho seguro que vas a buscar ahora mismo una cremallera para comprobar si en efecto localizas grabadas las siguientes iniciales: YKK.  Casi con un 90% de probabilidad hayas encontrado estas iniciales, pero ¿Qué significan?

Read More

Me gusta más la teoría de la tierra con forma de lenticular. O cúbica. Tampoco estaría mal.

Me gusta más la teoría de la tierra con forma de lenticular. O cúbica. Tampoco estaría mal.

Si hay algo fascinante de un mundo plural y exhibicionista, es que todo es posible. Conviven las ideas más racionales y apoyadas en el empirismo puro, con las ideas más retrógradas, inmovilistas y basadas tan sólo en el empecinamiento por conservar una postura por pura terquedad. O por diversión. en ocasiones es muy difícil determinar qué es una broma y qué es una idea que se defiende con la vehemencia de quien se cree a pies juntillas lo que te está contando. Este es el caso de The Flat Earth Society (La Sociedad de la Tierra Plana). Básicamente esta sociedad, que por supuesto sólo pudo haber sido fundada por un tozudo caballero británico, basa su actividad en defender la teoría de que la tierra, nuestro planeta azul, por más que nos quieran engañar es en realidad plano. Interesante, ¿eh?

La historia que os traigo comienza con individuo llamado Samuel Birley Rowbotham que vivió en Gran Bretaña durante los años 1816 y 1884. El mérito de este caballero para pasar ala historia y figurar como un personaje cómicamente terco, es la defensa cerrada que hizo durante toda su vida de su teoría astronómica llamada “Astronomía Zetética“. Cpn ella pretendía demostrar que el planeta tierra es plano. Su rocambolesca explicación se resume así: los continentes flotan en un enorme y único océano rodeado por desierto nevado, que a su vez, estaría bordeado por gigantescos acantilados. La superficie habitada, así como el mar, se hallarían flotando sobre un magma en permanente combustión ígnea. Los astros y planetas próximos se hallarían muy cerca de la tierra, a tan sólo unos miles de kilómetros. La luna, según este brillante científico, tendría luz propia y además sería un cuerpo semi transparente. El sol, siguiendo su teoría, giraría alrededor del polo norte, el cual se hallaría en el centro de la zona habitable.

Read More

La chica del cachete del Tour de Francia de 1992

¿Un cachete así debería considerarse dopaje? © CorVos / Pez Cycling News

Los acontecimientos deportivos conllevan las clásicas aglomeraciones de público que acuden a verlos y a participar del ambiente festivo que propician, son el caldo de cultivo perfecto para las anécdotas de todo tipo. Anécdotas que desde la irrupción de la fotografía permanecerán para siempre en nuestra memoria, como momentos congelados, destilando magia, por la cantidad de detalles que se descubren en ese instante perpetuo. Y esta fabulosa imagen es uno de esos instantes maravillosos, sin más trascendencia que la que se le pueda dar al momento en el que un ciclista le da un cachete a una atractiva espectadora del paso del pelotón en alguna parte de Francia o Italia.

Read More

Enjambre de langostas en Portugal. <a href="http://anafilipascarpa.blogspot.com.es/" target="_blank">© Ana Filipa Scarpa</a>

Sí, sí, lo que tu quieras. Son inofensivas, pero yo ya se hacia donde debo correr. © Ana Filipa Scarpa

No resulta nada tranquilizador el hallarte paseando y encontrarte de frente con un torbellino de aspecto feroz y con pinta de tornado. Esta inquietud es la que debió  de sentir Ana Filipa Scarpa, la autora de esta fotografía, mientras se encontraba paseando en Leziria Grande, en Vila Franca de Xira, Portugal. Pero tras una observación más detallada se percató de que no se trataba de un tornado si no de una columna de insectos (mucho mejor así, ¿No?). Un enjambre de insectos cuya naturaleza desconoces, en forma de tornado, o más exactamente de huso y de unos 300 metros (metro arriba, metro abajo) de altura. Ana Filipa, la autora, se aventura a especular con que se trate de langostas rojas. Para algunos de quienes estéis leyendo esto, y dependiendo del plan educativo del que hayáis sido víctima, he de aclararos que no se trata de un crustáceo que alcanza precios astronómicos en navidad, sino de un saltamontes que causa daños de costes astronómicos en los cultivos a los que ataca, pues los devora en cuestión de horas.

Para saber mucho más y mejor:

 

A %d blogueros les gusta esto: